miércoles, agosto 16, 2006

¿Por qué Mirada Fisgona?

Hace poco descubrí el mundo de los “blogs” y decidí abrir uno. La idea de escribir y ser leído, comentado y criticado siempre me sedujo. Esta, sin duda, es una buena manera de llegar a ello.

Inmediatamente después de encontrar una página adecuada para establecer mi blog, me topé con el primer “obstáculo”: El título. Sin embargo, al mejor estilo de un atleta en buena forma, conseguí saltar la valla.

La palabra fisgón, según el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, describe a aquel que es aficionado a husmear. Husmear, a su vez, significa andar indagando algo con arte y disimulo.

La mayoría, creo, considera al fisgón como a un sujeto desprovisto de ética, un chismoso, un mirón descarado o en todo caso, un voyeur con potenciales aptitudes para convertirse en violador.

No obstante, pienso que existe otro tipo de fisgón, uno que utiliza su exhaustiva observación con otros objetivos. La mirada que ausculta el detalle que parece intrascendente pero que en realidad es importante, o al menos interesante. El punto de vista distinto. La contemplación de la realidad alterna: Un fisgón social.

En el mundo existen muchas personas con ese perfil, que poseen esa mirada fisgona. Mentes despiertas que logran advertir con éxito lo invisible, lo aparentemente oculto. Este blog está dedicado a ellos, quienes, como el Lion-O de los Thundercats a través de su espada del augurio, tienen la capacidad de mirar más allá de lo evidente.